A Charlyne Le Importa

¿Has perdonado realmente a tu esposo(a)? (Oraciones efectivas Parte V)

"Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre Celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas." Mateo 6:12,14-15

¿Cómo te va en la tarea de perdonar a tu cónyuge? Recibimos tantos correos electrónicos y cartas en las que el stander, dolido y lastimado, alberga falta de perdón. ¿Cómo andas tú? Quiero hablar del siguiente obstáculo, la falta de perdón, que puede ser un gran obstáculo que bloquea o impide que recibas respuestas a tus oraciones para la restauración de tu matrimonio. "¿Yo, perdonar a mi esposo? ¡Mira lo que aún está haciendo! ¿Qué hay de mis hijos? Mi esposo está destruyendo a nuestra familia. ¡Mira mis finanzas, mi hogar, mírame a mí! ¿Qué hay de mis sentimientos? Me duele tanto... ¿Cuándo va a terminar esto? ¿Yo, perdonar a mi esposo, y él sigue pecando?"

¿Suena esto a algo que estés diciendo tú, alguno de tus familiares o compañeros de trabajo? ¿Cuántas veces tienes perdonar a tu esposo(a), a la otra persona, o a otra persona contra la cual has venido guardando rencor posiblemente durante años, por algo que te han hecho a ti o a un miembro de tu familia? Hemos tenido muchos standers que se han reconciliado con familiares que no habían visto en años. Esto es el perdón. Veamos lo que el Señor nos enseña:

"Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete." Mateo 18:21-22

Sé que es no es fácil perdonar a otros cuando te están haciendo daño o causándote dolor. Tal vez están siendo verbalmente abusivos o están diciendo cosas horribles de ti a otras personas. Tal vez tengas que vender tu casa o en algunos casos, quizás hayas tenido que dividir a tus hijos, o no te dejan verlos regularmente. Los niños se han convertido en víctimas, independientemente de tus circunstancias. El divorcio destruye mucho más que sólo el matrimonio. Destruye y daña a muchos miembros de la familia, incluyendo a otras personas que los habían admirado y respetado a ustedes como pareja.

Tu carne en lo natural quisiera que devolvieras las palabras impías que te habla tu cónyuge, o que te pusieras a su nivel con sus acusaciones y amenazas malvadas. De hecho, puede ser que hayas perdido el control más de una vez en una conversación telefónica o tuviste una discusión con ellos. ¿Qué debes hacer? Vamos a leer la Palabra de Dios y aplicarla a tu vida y a tus circunstancias. ¿Qué hizo Jesús cuando esto le sucedió a él?

"Pues, ¿que gloria es, si pecando, sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos su ejemplo, que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente." 1ª. Pedro 2:20-23

¿Qué es falta de perdón? La falta de perdón es una emoción que consiste en resentimiento, amargura, odio, hostilidad, ira y miedo. Estas emociones se albergan en una persona debido a una transgresión que la ha herido sicológica o físicamente. La falta de perdón puede consumir tu corazón como un cáncer. ¡Cuidado! Esta puede destruirte, incluso como cristiano, y puede ser que ni siquiera estés consciente de lo que ha sucedido. Tu enojo o amargura pueden estar bloqueando las respuestas a tus oraciones.

¿Qué debes hacer? En primer lugar, suelta cada ofensa y al ofensor en las manos de Dios. Escoge cada día perdonar a tu esposo(a) (o a cualquier persona o miembro de la familia, sólo como ejemplo) y permite que el Señor tome el control de tu vida y la de ellos. Es una elección que tú estás tomando al perdonar a tu cónyuge y entregando a diario o varias veces al día a tu Señor. No permitas que la falta de perdón se convierta en amargura e ira no resueltas. Dios nuestro Señor nos enseña estos principios de verdad en su Palabra. Deshazte de amargura, cólera y enojo, gritería y calumnia, junto con toda forma de malicia. Se amable y compasivo el uno con el otro, perdonándose mutuamente, al igual que Dios, en Cristo, nos perdonó. Efesios 4:31-32

Probablemente tú sabes de algún ser querido que nunca ha perdonado a alguien y se ha convertido en una persona muy enojada y amargada. Sabemos de matrimonios que han tenido problemas maritales debido a que uno de los cónyuges fue herido en su infancia y ha venido albergando falta de perdón. Independientemente de si el hecho ocurrió muchos años atrás, el Señor puede liberarte a ti, víctima inocente, si tú escoges perdonar a esa persona. Déjalo ir y deja completamente a Dios para que Él se ocupe de la otra persona. El perdón es tanto un acto como un proceso. Es muy parecido a la cancelación de una deuda. Sólo se necesita de uno para perdonar. Tu corazón puede ser tocado y transformado al recibir el amor de Dios y experimentar perdonar a la persona que te ha herido o te ha hecho un daño terrible. Cuando tú perdonas a la persona que te ha herido, te ha hecho el mal, o ha abusado de ti, sea el día de hoy o años atrás, asegúrate de darte cuenta que el perdón no es liberar al ofensor de la culpa o responsabilidad, es más bien el acto de liberar de ti la carga de la culpa del ofensor, y dejarla en las manos de Dios, para que sea Él quien se encargue de la justicia.

Debido a tus problemas matrimoniales de separación o divorcio, tú has sido lastimado, herido, insultado, traicionado y rechazado por tu cónyuge. Esta es la misma persona a la que le hiciste un voto, un Pacto ante Dios para amarlo "en la enfermedad y en la salud, para bien o para mal, en abundancia o en pobreza, hasta que la muerte nos separe." Cuando te casaste, ustedes dos pronunciaron el compromiso de amor para siempre. De hecho, muchas parejas toman cursos prematrimoniales previos para aprender acerca de amarse mutuamente en los días buenos y en los días malos. Ahora debes amar a tu cónyuge para siempre. Tú y tu esposo(a) no sabían o no entendían que hay un enemigo que quiere robar, matar y destruir (Juan 10:10) cada matrimonio, tentando a los cónyuges para caer en el pecado. Sólo imagínate si nosotros, la iglesia, aplicáramos todas estas escrituras a nuestras vidas, cuántos matrimonios, relaciones entre marido y mujer, y relaciones con los demás se restablecerían por hacer lo que Jesús y la Biblia nos enseñan. ¡Qué pena que tantos cristianos practicantes no tienen suficiente fe o temor de Dios para trabajar en sus problemas matrimoniales!

"¿Hay alguna cosa difícil para el Señor?" Génesis 18:14

Si te decides a perdonar a tu cónyuge diariamente por el poder del Espíritu Santo, y eliges amar incondicionalmente a tu cónyuge, ¡qué gran golpe darás al enemigo!

"Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros." Colosenses 3:12-14

Le pido a Dios que estudies y re leas esta escritura en Colosenses. Imagínate si cada matrimonio aplicara estos principios en su matrimonio, ¡lo que podría hacer el Señor resucitando tantos matrimonios muertos alrededor del mundo! ¿Escogerás perdonar a tu esposo(a) y pedirle al Señor que cambie los corazones de ambos?

Creo que muchos matrimonios no se restauran porque el compañero lastimado no ha perdonado a su cónyuge pródigo. ¿Sabes cuántos hombres o mujeres cristianas no perdonan a su cónyuge que ha sido un esposo o esposa egoísta, egocéntrico, dominante, duro de tratar y pecador por años? Cuando la esposa o esposo llegan a su límite, dicen a su cónyuge, "Quiero el divorcio". Ningún razonamiento o arrepentimiento cambiará su corazón y mente. Puedo preguntarte, ¿qué haría Jesús? ¿Qué nos dice Jesús en las escrituras que debemos hacer? ¡Sé que muchos matrimonios se podrían restaurar esta misma semana, si los esposos perdonaran a sus cónyuges y escogieran empezar a reconstruir su matrimonio aplicando el perdón y el amor incondicional cada día!

¿Has perdonado verdaderamente a tu amado esposo, o hay algo más que debes perdonar? ¿Serás capaz de perdonar el pasado cuando tu amado marido o mujer regrese? (Sí, podrás hacerlo. ¡Lo sé por haberlo experimentado en carne propia!) Permíteme recordarte que, como cristiano, el perdón no es opcional. Es algo que nuestro Señor requiere de ti. Debes seguir practicando este principio incluso después que tu matrimonio sea restaurado. Recuerda lo que dijo el Señor en la Cruz en el Calvario:

"Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen." Lucas 23:34

Sé que cuando Bob se ponía cada vez más enfermo, él traía a memoria el pasado y decía, ¿Te he dicho cuánto siento haber hecho esto o aquello? Siempre le contestaba, "Bob, te perdoné hace veinticinco años. Todas esas cosas están bajo la Sangre y fueron arrojadas a las profundidades del mar." El dijo, "Sólo quería asegurarme que tú sabes que me he arrepentido de todos mis pecados".

"Él volverá a tener misericordia de todos nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados." Miqueas 7:19

El día de hoy, ¿examinarás tu corazón y serás honesto ante el Señor? Pregúntale a Él si guardas falta de perdón o cualquier otro pecado contra tu cónyuge o alguien más. Él te revelará la verdad. A continuación, confiesa tu pecado y arrepiéntete ante el Señor. Perdona ahora mismo a tu cónyuge y posiblemente a otras personas a las que no has visto o no has hablado en años. ¡Espera y verás lo el Señor hará cuando tu hayas perdonado realmente a tu cónyuge desde lo profundo de tu corazón!

"Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas." Marcos 11:25-26

Tarea: Busca escrituras adicionales: Salmos 51:1-17, Salmos 103:8-12, Isaías 55:6-7, Mateo 18:21-35; Lucas 7:36-50, Lucas 23:43, Lucas 15:11-32, Efesios 1:3-10, Colosenses 1:13-14, Hebreos 12:15; 1ª. Pedro 3:9-12, 14, 17-18 y 1ª. Juan 1:9

Empieza a perdonar,
Charlyne Steinkamp
Rejoice Marriage Ministries, Inc.
Post Office Box 10548
Pompano Beach, FL 33061 USA
http://rejoiceministries.org (Sitio web del Ministerio)
http://rejoiceministries.org/r.php?num=tizwl (Librería)
http://rejoiceministries.org/r.php?num=1qrwh (Radio 24/7)
http://rejoiceministries.org/r.php?num=z8hij (Apoyo)

Traducido por Dorita para Rejoice Marriage Ministries, Inc.

(Fecha del poste: 14 de Marzo de 2011)

Oraciones efectivas

Regreso a Página Principal (Inicio)
 Suscribirse vía lector
Bob Y Charlyne Steinkamp
Bob y Charlyne Steinkamp
Fundadores
Jesús Es la Respuesta Respuestas para algunas de las preguntas que nos hacen más frecuentemente A Charlyne Le Importa Firmes en la Fe Medios Digitales Material en Español
Sitio en inglés

Rejoice Marriage Ministries, Inc.
Post Office Box 10548
Pompano Beach, FL 33061

"Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes." - 1 Pedro 5:7


Sitio en inglés:

Sitio mantenido por los Steinkamps.
Servicios de hosting del sitio y apoyo técnico proporcionado por Netwalker Internet Services.
© 2014 Rejoice Marriage Ministries, Inc. Todos los derechos reservados.