¡Echemos Las Redes!

Cierto día, mientras Jesús predicaba en la orilla del mar de Galilea, grandes multitudes se abalanzaban sobre él para escuchar la palabra de Dios. Jesús notó dos barcas vacías en la orilla porque los pescadores las habían dejado mientras lavaban sus redes.  Al subir a una de las barcas, Jesús le pidió a Simón el dueño de la barca, que la empujara al agua. Luego se sentó en la barca y desde allí enseñaba a las multitudes.Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: “Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar.” Lucas 5:1-4

Estoy orando para que a través de estos días de incertidumbre, muchos hombres y mujeres alrededor del mundo sometan sus vidas a Jesús.

Jesús tenía un plan y un propósito para Su vida aquí en la tierra. El estaba afuera enseñando a hombres, mujeres y niños, a Fariseos, a líderes religiosos y a cualquiera que quisiera escucharlo sobre la salvación de los perdidos, mientras El viajaba de ciudad en ciudad. Un día Jesús se fue al Mar de Galilea y, debido a una multitud, el se metió en la barca de Pedro para enseñar a muchas personas desde la orilla. Lucas le llamó lago, pero realmente era mar. Este estaba muy lleno de peces.

Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar. “Maestro” — respondió Simón  “hemos trabajado mucho durante toda la noche y no hemos pescado nada; pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.” Lucas 5:4-5

Simón Pedro había estado siguiendo a Jesús intermitentemente por un tiempo. Entonces Jesús le dijo a Simón, un pescador experimentado, lo que debía de hacer para pescar una gran cantidad de peces. Simón Pedro estaba cansado y había pescado toda la noche. El le respondió a Jesús diciendo, “Maestro, pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.” ¡Pedro obedeció a Su Maestro y mira lo que sucedió!

Y esta vez las redes se llenaron de tantos peces ¡que comenzaron a romperse! Un grito de auxilio atrajo a los compañeros de la otra barca, y pronto las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse. Cuando Simón Pedro se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo: “Señor, por favor, aléjate de mí, soy demasiado pecador para estar cerca de ti.” Pues estaba muy asombrado por la cantidad de peces que habían sacado, al igual que los otros que estaban con él. Sus compañeros, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, también estaban asombrados. Lucas 5:6-10a

Simón Pedro y todos sus amigos estaban en shock por el gran número de peces capturados en la más improbable de las condiciones de pesca. Pero Dios mostró Su soberanía y Su poder, así como le mostró a Simón Pedro su propia pecaminosidad.

Te animo a orar cada mañana, y siempre ponerte la Armadura de Dios (Efesios 6:10-18) para ti mismo y a tu familia. Entonces pídele al Señor que te use cada día, abriendo tus ojos y oídos a lo que el Espíritu Santo pueda decirte mientras te conviertes en la luz para este mundo oscuro. Otra oración que necesitas orar diariamente, es para que tu esposo o esposa sean obedientes a las instrucciones precisas de cómo dejar su vida de pecado e ir a casa al Señor y a ti.

Jesús respondió a Simón: “¡No tengas miedo! ¡De ahora en adelante, pescarás personas!” Y, en cuanto llegaron a tierra firme, dejaron todo y siguieron a Jesús. Lucas 5:10b-11

Jesús ha demostrado Su increíble poder a tantas personas que estuvieron observando con un milagro. ¿Por qué? Jesús estaba llamando a Simón Pedro, a Andrés, a Santiago y a Juan a convertirse en Sus discípulos, diciéndoles que ellos pescarían personas en vez de peces para el resto de sus vidas.

Jesús escogió a estos pescadores para ser pescadores de hombres cada día, en vez de pescados apestosos. Qué privilegio y honor. El Señor te ha estado hablando sobre tu matrimonio. El quiere usarte cada día, para que le hables y ayudes a personas que están teniendo problemas matrimoniales, o a personas que están enfrentado el divorcio a pesar de tus propios problemas matrimoniales. ¿Cuál va a ser tu respuesta? Le dirás al Señor, “pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.”

¿Cuál es la llave vital de la restauración del matrimonio? La respuesta es obediencia.

Esto significa escuchar a y obedecer la voz de tu Señor Jesucristo para las instrucciones en tu vida.

Yo creo con todo mi corazón que, si buscas al Señor para Su plan y propósito para tu vida y matrimonio, tu Señor Dios va a hablarte, mostrándote Su voluntad.

Pues nada es imposible para Dios.” Lucas 1:37

Yo sé que la mayoría de nosotros no podremos reunirnos para los servicios de la iglesia hoy. ¡Aún así podremos todavía orar este Día del Señor para que personas encuentren los servicios de la iglesia en línea para escuchar que la esperanza existe debido a Jesús!

Que Dios te bendiga,

Charlyne

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.