Camina a Través De Tu Mar Rojo

Mira este mensaje en este video especial de Jim, el autor del devocional de hoy.

Acabo recientemente de terminar de leer la Biblia de principio a fin, de cubierta a cubierta. Una meta que tenía desde que era un adolescente, pero carecía de disciplina. Agradecidamente a la edad de 44, puedo decir humildemente que finalmente he cumplido este objetivo con la ayuda de Dios.

Al comenzarla de nuevo, me encontré con esta verdad mientras leía Éxodo Capítulo 14. Moisés está guiando a los Israelitas por el desierto. Las plagas acaban de ocurrir en Egipto, donde Dios se muestra fiel a Su pueblo. De repente, parecen olvidar lo grande que realmente es Dios. Quitan sus ojos y se enfocan fuera de El y se asustan. Tienen miedo. Están nerviosos, ansiosos. Se centran en el enemigo. El miedo se arrastra cuando ven que Faraón y los Egipcios comienzan a atacarlos. Comienzan a quejarse y atacan a Moisés con el porqué. ¿Por qué no nos dejaste permanecer en Egipto como esclavos? ¿Por qué llevarnos a este desierto a morir?

Nota al margen, hola… Soy Dios, ¿recuerdas lo que acabo de hacer? ¿Ya olvidaste lo que acabas de ver y experimentar? Los mosquitos, las moscas, la sangre, la langosta, los forúnculos, el granizo. Vamos gente. Soy Dios. ¡Tengo esto! Te protegeré como lo hice cuando estabas en Egipto. Como líder, Moisés ahora enfrena tensión en el campamento. Su consejo, y me encanta esto como líder, dice en los versículos 13 y 14:

  1. No tengas miedo.

  2. Párate firme.

  3. Observa la liberación de Dios.

  4. Dios peleará por nosotros.

  5. Solo quédate quieto.

Básicamente, Moisés sabía que Dios tenía esto. Su fe era más grande que su miedo. Le aseguró a su pueblo que Dios tenía esto. Nos guiará, dirigirá y protegerá. ¡Dejemos que Dios sea Dios! Necesitamos estar quietos y, a veces simplemente quitarnos del camino.

¡Guau! Mientras continúo leyendo la historia, me asombra ver la protección y liberación de Dios de Su pueblo. No siempre es lo que pensamos. Tenemos nuestras propias ideas de cómo Dios debería de hacerlo. Como debería sanarnos, eliminar el dolor, deshacerse de la montaña, deshacerse del problema o la dificultad; pero no somos Dios. El es Soberano. El tiene el control. El está a cargo. ¡Por eso se llama Dios! No es nuestro trabajo entender, solo confiar.

Dios danos la “Fe sin Miedo.” Al igual que los israelitas, El hará una manera (un camino) de atravesar nuestro “Mar Rojo.” Nos llevará al otro lado. Puede que no siempre mueva la montaña, pero mi Dios, nuestro Dios omnipotente y santo, nos abrirá un camino para escalar esa montaña. El nos da la fuerza y el coraje para dar ese primer paso hacia el “Mar Rojo” y nosotros simplemente confiamos. Solo obedecemos. El abre las aguas. Nos permite caminar con paz a través de esa prueba, esa dificultad, ese dolor. Claro, da miedo cuando miramos hacia atrás y vemos al enemigo persiguiéndonos. Es aterrador mirar a la derecha y a la izquierda y ver la muralla de agua lista para estrellarse contra nosotros. Pero Dios está con nosotros. El tiene esto. Siempre lo ha tenido. Siempre lo tendrá.

Al igual que Pedro, cuando sus ojos estuvieron completamente enfocados en Cristo, tuvo la fe para salir del bote y caminar sobre el agua. Para sentirse incomodo. Para hacer lo imposible. Y el lo hizo. El caminó sobre el agua. ¡Pedro caminó sobre el agua!

Dios quiere que estemos incómodos. Para hacer lo imposible. Para caminar sobre el agua. Comenzamos a hundirnos igual que Pedro cuando quitamos los ojos de Cristo.

Que yo pueda mantener mis ojos totalmente enfocados y encerrados en Tu amado Jesús para que puedas hacer lo imposible. ¡Quiero caminar sobre el agua! Ayúdame a escalar esa montaña. Confío en Ti, mientras camino atravesando por mi “Mar Rojo.”

Que Dios te bendiga, 

Jim Good

Miembro del Consejo Asesor de RMM

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.