Cómo Tener Intimidad en Tu Matrimonio

El devocional de hoy es escrito por Lori Steinkamp Lassen. Ella es nuestra única hija, quien ha estado casada con su esposo Scott por 26 años. Lori es la madre de cuatro hijos, y ha trabajado con el ministerio por muchos años. Que su devocional profundice en tu caminar espiritual con el Señor.– Charlyne

Cuando se haba con personas sobre sus matrimonios, no es poco común escuchar,

“Mi cónyuge y yo no tenemos intimidad hace cierto tiempo.”

La Biblia tiene mucho que decir sobre la intimidad y pureza.

Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.  Hebreos 13:4 

El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido. La esposa le da la autoridad sobre su cuerpo a su marido, y el esposo le da la autoridad sobre su cuerpo a su esposa. No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales, a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse de la intimidad sexual por un tiempo limitado para entregarse más de lleno a la oración. Después deberán volverse a juntar, a fin de que Satanás no pueda tentarlos por la falta de control propio.  1 Corintios 7:3-5 

En el libro del Dr. Kevin Leman, Sheet Music – (Uncovering the Secrets of Sexual Intimacy in Marriage) Descubriendo los Secretos de la Intimidad Sexual en el Matrimonio, el dice: 

“Si piensas que el sexo no es importante, estás tristemente en un error. Muchas personas han sido heridas por el sexo y heridas por recuerdos sexuales. Pero, si tu estás casado, el sexo va a ser una de las partes más importantes de tu vida, ya sea que tu lo desees o no de esa manera. Si no tratas el sexo de esa manera, como un asunto de suprema importancia – tú estás defraudándote a ti mismo, a tu cónyuge, y a tus hijos.”

Cuando mi mamá comenzó a pararse por su matrimonio ella tuvo que hacerse una autoevaluación. Ella le pidió al Señor que le mostrara áreas donde ella había fallado en el matrimonio. Sí, de acuerdo a los estándares del mundo, mi papá era un “tipo malo,” pero en un matrimonio hay normalmente dos personas responsables de los problemas.

Pídele al Señor que te revele las áreas donde tú has fallado. El va a hablarle a tu corazón. Ve deseando escuchar y entonces desear cambiar. Tu podrás decir, “Yo solo veo a mi esposo cada semana cuando intercambiamos a los niños. ¿Cómo va el a saber que yo he cambiado?” Tu cónyuge va a ver el cambio – ¡créeme!

Cuando corres a donde un viejo amigo que no has visto por un tiempo, ¿no te saluda con un “Hola, como estas?” Probablemente se animan; saludas a ese amigo con un apretón de mano firme o incluso un abrazo y un saludo cordial. ¿Por qué entonces le damos a nuestro cónyuge, la persona que más amamos después de nuestro Salvador, un saludo frío? Es fácil caer en la rutina y llegar a sentirse tan confortable con tu cónyuge que dejamos de intentarlo. Si esto está sucediendo en el área de la intimidad, toma el control de esto hoy. Es tan importante que ambos esposos estén invirtiendo en el área física. No siempre esperes que tu cónyuge te busque a ti.

¿Conoces el lenguaje de amor de tu cónyuge? En el libro del Dr. Gary Chapman, The 5 Love Languages (Los 5 Lenguajes del Amor), va a ser una herramienta muy útil si necesitas entender los lenguajes del amor. Son, el toque físico, palabras de afirmación, recibir regalos, tiempo de calidad y actos de servicio. Si el lenguaje del amor de tu cónyuge es recibir regalos y nunca piensas en dejar un paquete de chicles en su coche con una dulce nota, entonces tu cónyuge no está escuchando tus esfuerzos. Esto es importante de entender, la manera en que tu cónyuge necesita ser comunicativo contigo. Cuando un cónyuge siente que su pareja está invirtiendo tiempo en el/ella, el/ella se va a sentir más como para dar de regreso.

Sin importar donde estés en tu matrimonio, separación, o divorcio, hay una acción que puedes tomar hoy con relación a la intimidad en tu matrimonio. Aquí algunas sugerencias:

Si tú estás casado, tu cónyuge vive en casa –Evalúa tu vida de intimidad. Orando busca al Señor y figúrate si has estado viviendo los mandatos que te dimos en la Escritura. Decide hoy que tu cónyuge no reciba lo que sobra, sino lo mejor de ti. Encuentra una cosa hoy con la que puedas agradar a tu cónyuge. Todos los días busca algo positivo que decir. Habrá un camino largo para derribar muros que puedan haber sido construidos.

Si tu cónyuge no vive en casa, tu tienes mínimo contacto o no hay contacto –Evalúa tu vida intima. Orando busca al Señor y figúrate si has estado viviendo los mandatos que te dimos en las Escrituras. Comprométete hoy a mantenerte puro en los votos de tu matrimonio. Esto no siempre es fácil de hacer cuando estás solo y esperando a que tu cónyuge regrese a casa. Si estás parado por tu matrimonio – ¡ACTÚA COMO CASADO! Yo soy casada, sin embargo, yo no me cito con otros hombres. Yo no me engancho en sesiones de flirteo, yo uso mi anillo de bodas y soy fiel a los votos que le hice a mi esposo. No permitan que Satanás los tiente a entrar en áreas donde no estás honrando a Dios con tu cuerpo.

Dios creó las relaciones matrimoniales. Esto lo honra a El. La sociedad ha convertido esa relación en algo que puede desecharse como si no tuviera ningún valor. Tu relación con Jesucristo tiene valor, al igual que tu relación matrimonial.

Si estás buscando más material sobre estos temas:

Enseñanzas en Audio (disponible como CD o MP3) 

Sex and the Stander (El Sexo y el Stander por Bob y Charlyne Steinkamp 

Rebuilding After Restoration (Reconstruyendo Después de la Restauración por Charlyne Steinkamp con Fabián y Luz

Que Dios le bendiga,

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.