Charlyne Le Importa

 

Charlyne Cares es un devocional diario que le animará en el viaje hacia un
matrimonio restaurado.

Charlyne y otros en el equipo le dan una visión directa de la Palabra de
Dios que le mostrará su poder sobre su familia rota. El pródigo devuelto de
Charlyne, Bob se fue a casa a nuestro Salvador hace años, pero usted
todavía será alentado por su perspectiva semanal, pródiga.

Dios Es Fiel Cuando Tú Estás Abrumada

Extendiendo su mano desde lo alto, tomó la mía y me sacó del mar profundo. Salmo 18:16

¿Te abruman tus problemas matrimoniales? ¿Estás experimentando depresión u opresión? Quiero que seas honesta contigo misma y aprendas a reconocer los trucos y artimañas del enemigo.

Tú puedes reconocer los pensamientos que no se alinean con la Palabra de Dios y ero lucha contra esos pensamientos. Los pensamientos de los que estoy hablando son: “Quisiera estar muerta. Quisiera no haber nacido nunca. Nadie me quiere, mi esposo o esposa no me ama, así ¿qué importa?”  Tu corazón está partido en dos, y tu piensas que el dolor en tu corazón no se irá jamás.

En el libro de Job, vemos como él lucha con esos pensamientos

¡Aborrezco mi vida! No he de vivir para siempre; ¡déjame, pues, ya que mis días no tienen sentido! Job 7:16

Si lees el relato de Job, te darás cuenta de que su corazón estaba roto.

Lee Job capítulos 1 y 2, donde Satanás se dirige a Dios y le pide que remueva la cerca de protección de la vida de Job, de su familia y de todo lo que poseía. Dios accedió. En un solo día, Job lo perdió todo.

Entonces Job se levantó y se rasgó las vestiduras, se rapó la cabeza en señal de luto, y con el rostro en tierra adoró al Señor, mientras decía: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré al sepulcro. El Señor me dio, y el Señor me quitó. ¡Bendito sea el nombre del Señor!” Y en todo esto Job no pecó ni le atribuyó al Señor ninguna mala intención. Job 1:20-22

Al leer la historia de Job, leerás sobre el dolor y la agonía por la que él estaba pasando, física y mentalmente. Aquí tienes algunas escrituras donde vemos lo que Job hablaba mientras esperaba que Dios cambiara sus circunstancias.

“…mis ojos no verán más la felicidad.” Job 7:7

“Si se pudiese pesar mi aflicción y poner mis males sobre una balanza, pesarían más que la arena de los mares.” Job 6:2-3

“Me ha sobrevenido un temor espantoso; lo que más temía, me ha sucedido. No encuentro paz ni reposo; vivo intranquilo y en constante turbación.” Job 3:25-26 

“Mi cara está colorada por el llanto y mis párpados, ojerosos. Y eso que en mis manos no hay violencia y mi oración ha sido pura.” Job 16:16-17

¿Sabes que tu Redentor vive hoy y no te ha abandonado? Dios quiere dirigir tus pasos cuando todo parece sin esperanzas. Job habló con fe en sus horas más oscuras sabiendo que en el tiempo perfecto de Dios, el plan perfecto de Dios se manifestaría.

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes”, afirma el Señor, “planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11

A lo largos de nuestros años de matrimonio, Bob y yo, pasamos por muchas circunstancias difíciles, pero en el tiempo de Dios, Él cambio esas circunstancias. Dios puede cambiar tus circunstancias. ¿Tienes fe en el Señor?

Pero Dios es mi socorro; el Señor es quien me sostiene. Salmo 54:4

Puede que te sientas como se sintió Job. Puede que hayas perdido tu casa o tus hijos. Puede que estés lidiando con una cruel batalla judicial. Puede que no tengas ninguna comunicación con tu cónyuge o incluso no sepas donde esté viviendo. Esas circunstancias no son demasiado grandes para Dios.

Las decisiones que tomamos a menudo tienen severas consecuencias. Sabemos todo el dolor y sufrimiento por el que la gente está pasando. ¿Que puedes hacer tú? Haz lo que hizo Job: clama a Dios.

Dios es más grande que cualquier problema que estés enfrentando. Si tú has aceptado a Jesucristo como Salvador y Señor de tu vida, tú eres su niña/o preciosa/o. Permítele a Él cambiar tu vida un día a la vez.

Así como Job estaba sufriendo con desesperación, se mantuvo aferrado a Dios, creyendo, a pesar de todas sus circunstancias, que el Señor lo reivindicaría al final. Eso fue precisamente lo que le paso a Job. Dios fue fiel. Dios le habló a Job, revelándole Su amor, paciencia, compasión y preocupación por el sufrimiento de su pueblo.

Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.1 Pedro 5:6-7

Ahora, permíteme compartir unos versos del último capítulo de Job, el Capítulo 42.

Job respondió entonces al Señor. Le dijo: “Yo sé bien que tú lo puedes todo, que no es posible frustrar ninguno de tus planes.” Job 41:1-2 

Lee los últimos versículos en Job 42: 12-13, 16-17 que hablan de la fidelidad de Dios. 

El Señor bendijo más los últimos años de Job que los primeros, pues llegó a tener catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. Tuvo también catorce hijos y tres hijas… Después de estos sucesos Job vivió ciento cuarenta años. Llegó a ver a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación. Disfrutó de una larga vida y murió en plena ancianidad. Job 42:12-13;16-17

Job se dio cuenta que Dios era el todopoderoso. Él finalmente comprendió que durante todo el sufrimiento por el que Dios permitió que él pasara, Dios seguía en control todo el tiempo. Dios tenía un plan y un propósito más grande. Job admitió y creyó que podía confiar en Dios para todo.

¿Escogerás hoy creer esto acerca de tus circunstancias? No permitas que el enemigo te hable de derrota y te susurre mentiras y desesperanzas. ¡Que tú llegues a conocer la fidelidad del Señor como Job la conoció!

Que Dios le bendiga,

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.