Evitando la Tentacion de Juzgar

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.  Lucas 6:37 

¿Cuántas veces al día piensa usted en su cónyuge y comienza a juzgar lo que ellos están haciendo? Yo sé que a través de mi parada, a el enemigo le gustaba atormentar mi mente diariamente acerca de las cosas que Bob y la otra persona estaban haciendo. Yo me disgustaba tanto que arruinaba mi día o el tiempo que pasaba con mis hijos. ¿Qué es lo que el enemigo está haciendo con su mente?

Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.  2 Corintios 10:3-5 

Pídale al Señor que le haga mas sensible y le revele los trucos y esquemas del enemigo. El enemigo quiere que se mantenga enfocada en la vida pecaminosa de su cónyuge. El Señor quiere que confíe en El completamente. Usted puede recibir la paz del Señor en ves de tener fantasías y de imaginarse lo que esta pasando por la mente de su cónyuge, cosa que solo destruirá su caminar espiritual y su parada con el Señor.

Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: «Déjame sacarte la mota del ojo», cuando la viga está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano.  Mateo 7:3-5 

¿Va usted a dejar de juzgar a su cónyuge y a tomar control de sus pensamientos y hacerlos obedientes y agradables a el Señor? Entonces usted va a ser capaz de caminar en amor, sirviendo al Señor y siendo usada por El mientras usted ora por el corazón de su cónyuge y de todos los cónyuges para que se les ablande. Comience a darle gracias al Señor por lo que Él está haciendo en el otro lado de la montaña.

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.  Salmos 139:23-24 

Va usted a dejar a su cónyuge a los pies del Señor y a orar.

Señor, aquí esta mi cónyuge. Yo confío en ti por la vida de mi cónyuge. Solamente tu puedes cambiar su corazón y sus hábitos. Padre, yo estoy orando por su salvación para que les des una experiencia como la de Damascos, que les cambiara la vida completamente, y para siempre. Señor, gracias por traerlos de regreso a casa. Yo le amare incondicionalmente, y Señor, conviérteme en la esposa que debo ser. Señor cambia el corazón de mi cónyuge para que el llegue a ser el padre, y el cristiano que Tu quiere que el sea. Gracias por todo lo que estas haciendo en el corazón y en la vida de mi cónyuge en estos momentos. Señor protege a mi cónyuge a toda la familia de las garras del enemigo. Oro en el nombre de Jesús. Amen. 

El Señor no quiere que condene o critique a su cónyuge. El quiere que le ame y le perdone. Nosotros necesitamos ver el lado positivo en la vida de nuestros cónyuges, en ves de todo lo negativo. Yo le desafío hoy a pensar en uno o dos rasgos positivos que tiene su cónyuge, para que cuando le vea o hable con él la próxima vez, pueda felicitarle. Los cónyuges están volviendo a casa. ¿Va a orar y a pedirle al Señor que cambie el corazón de los dos? Usted no puede reconstruir un matrimonio en un espíritu crítico, en rabia, miedos y falta de fe. Confíe en lo que el Señor va hacer en sus vidas.

Si, su cónyuge puede que tenga otra persona en su vida en estos momentos, pero oremos para que el Señor quite a la otra persona, pronto, y ponga un cercado de espinas a su alrededor. (Oseas 2:6-) mientras tanto, haga todo lo que usted pueda para ser el cónyuge y el padre que traerá gloria y honor al Señor. Deje que Dios restaure, resucite, y reconstruya su matrimonio. El amor cubre una multitud de pecados. ¿Ahora, va a dejar de juzgar a su cónyuge? ¡En vez de eso, ore y ámele! Pídale al Señor que reavive su corazón y el romance con su cónyuge.

Sobre todo, sed ferviente en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.  1 Pedro 4:8

Que Dios le bendiga,

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.