¿Te Has Vuelto Tibio?

El devocional de hoy es escrito por Lori Steinkamp Lassen. Ella es nuestra única hija, quien ha estado casada con su esposo Scott por 26 años. Lori es la madre de cuatro hijos, y ha trabajado con el ministerio por muchos años. Que su devocional profundice en tu caminar espiritual con el Señor.– Charlyne

Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.  Romanos 8:38-39 

¿Recuerdas cuando decidiste orar y pararte por la restauración de tu matrimonio? Si estás como la mayoría de las personas, probablemente sientes una gran sensación de esperanza. Puedes sentir como que pudieras identificarte con los testimonios que has escuchado sobre matrimonios restaurados. Finalmente te das cuenta – hay esperanza para mi matrimonio.

Tu sentiste como que estabas deseando hacer lo que fuera que tomara para tener un matrimonio restaurado. Tu asististe a estudios Bíblicos, pasaste tiempo en la Palabra, pasaste tiempo en oración, pasaste tiempo recordando las cosas buenas sobre tu cónyuge. Te diste cuenta que tu cónyuge había sigo engañado y cegado por el enemigo. Dios debe haberte convencido sobre las áreas en las que fallaste en tu matrimonio.

Nosotros escuchamos de personas constantemente que están emocionados ya que ellos comienzan sus jornadas de paradas. ¡Ellos se sienten como energizados y listos para pararse firmes batallando contra el enemigo por sus matrimonios!

Esta escritura en Efesios nos recuerda sobre la batalla espiritual que estamos enfrentando.

Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.  Efesios 6:12

¿Dónde estás tu hoy? ¿Se ha convertido tu relación con Cristo tibia? ¿Tiene esa misma temperatura tu parada? Sí, tu debes decir que estás orando por la restauración, pero, ¿tu vida diaria refleja eso?

Una persona que no es tibia en su caminar cristiano desea pasar tiempo con el Señor. Es una prioridad en su vida, no algo que sucede cuando el tiempo lo permite. Ellos desean la voluntad de Dios para su vida. Ellos pasan tiempo en oración con el Señor, dejando tiempo no solo para darle sus peticiones, sino también para pasar tiempo escuchando la voz del Señor.

Es fácil volverte tibio en tu parada. Algunos pueden llegar a ese punto rápidamente, mientras otros encuentran ese punto después de una parada larga. Un stander tibio puede haber dejado de orar por la salvación de su cónyuge. Ellos no pueden ya recordar los buenos tiempos de su matrimonio. Ellos se quitan su anillo de bodas y pueden haber comenzado a explorar otras opciones de citas.

¿Dónde estás en tu parado? ¿Eres un tibio o un encendido por Dios? ¿Estás preparado para la batalla y luchando contra el enemigo o estás cansado y esperando que Dios te libere de tu parada?

En una película cristiana, Cuarto de Guerra, hay una escena donde la más adulta guerrera de oración está tomando un café con una joven esposa con la cual está intentando ser su mentora. La guerrera de oración inmediatamente ve que esa joven mujer se ha vuelto tibia en su caminar cristiano. Mientras ella prepara su café, ella le da un café tibio, el cual inmediatamente lo escupe. ¿Has sacado la idea? Las escrituras hablan de esto.

Pero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca!  Apocalipsis 3:16

Yo te retaría a evaluar tu relación con Cristo. Permíteme preguntarte algunas preguntas que podemos todos usar para evaluar nuestro caminar.

  • ¿Eres un tibio o en fuego por Jesús?
  • ¿Realmente confías que El tiene Su mejor interés en mente para ti?
  • ¿Piensas que El es poderoso suficiente para traer a tu cónyuge de regreso a casa?
  • ¿Estás pasando tiempo con El?

Es tan fácil sentirse confortable con una relación y volverse relajado en nuestro tiempo juntos. Lo mismo puede ser dicho de nuestra relación con Jesús. Yo no soy cuidadosa, y con propósito. Yo puedo encontrar que el estar ocupada en la vida me ha tomado y no he sacado tiempo como una prioridad con mi Creador.

Yo me doy cuenta que muchos de ustedes están en medio de paradas tranquilas, donde están orando por sus cónyuges, con quienes puedan no tener un contacto regular con ustedes. Yo sé que los días pueden volverse meses y los meses en años y tu puedes haber olvidado por quién y porqué estás parado.

Permíteme recordarte. Tu estás parado por tu cónyuge de convenio. Esa pareja de una sola carne con la cual te paraste al lado y te hizo un voto a ti. Tu puedes saber que tu cónyuge no tiene una relación personal con Jesús. En ese caso, te estás parando en la brecha y orando por su salvación. Si a ti no te importa suficiente para orar por su salvación, ¿quién lo hará?

Quizás necesitas recordarte a ti mismo como era tu vida cuando ustedes estaban enamorados, antes de que llegaran los problemas. Mira tu álbum de bodas. Saca aquellas notas de amor que ustedes pudieron haber intercambiado. Has una lista de las cosas que tu admiras sobre tu cónyuge. Esa lista puede ser difícil que te salga, pero yo estoy segura que puedes recordar algunas de las razones que te hicieron enamorarte.

Yo oro para que tu no seas tibio en tu parada o más importantemente, en tu caminar con Cristo. Si lo eres, pasa algún tiempo en oración hoy. Dile al Señor que quieres esa relación de vuelta con El. El va a honrar esa petición.

Que Dios le bendiga,

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.