¿Tú Quieres Que Ame a Mi Cónyuge?

“Ustedes han oído que se dijo: ‘ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? Y, si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.” Mateo 5:43-48

¿Qué amor se describe en el pasaje anterior? El amor de Dios es sacrificado, misericordioso y eterno. ¿Amas y oras por tus enemigos? ¿Estás incluyendo a tu amado cónyuge y a la otra persona en tu lista de oraciones? ¿Escogerás perdonar a aquellos que te han herido? Puede que esto te parezca difícil, pero cuando tu cónyuge u otro ser amado te estén atacando, ponlos a los pies del Señor y pídele a Él que te llene de Su amor ágape. El Espíritu Santo te dará su poder para que puedas hacer esto.

“Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa.  Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.” Juan 15:9-13

Mi oración es que los pródigos escuchen la voz del Señor. El Espíritu Santo le estaba poniendo convicciones a Bob sobre su pecado. La mañana del día que nos volvimos a casar, cuando Bob se montó en su carro para dirigirse al sur en la autopista para verme, él estaba tratando de hacer algo que le diera un alivio espiritual de la culpa que sentía por su estilo de vida pecaminoso.

Nosotros servimos a un Dios que llama a los pecadores cada día. Dios los está llamando a que se arrepientan de sus pecados y que clamen por Su misericordia.

Ten compasión de mí, oh, Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones. Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. Contra ti he pecado, solo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable. Salmo 51:1-4

Amar es un mandamiento. El mandamiento de amar a otros esta tanto el en Antiguo como en el Nuevo Testamento. Tú puedes mostrar amor al parecerte más a Jesús. Al parecerte más a Cristo, en tu comportamiento y palabras, puedes hacer que tu cónyuge y otros seres queridos acepten a Jesucristo como su Salvador.

“Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.” Juan 13:34-35

El Amor escoge perdonar en vez de buscar venganza. Jesús dijo que debemos hacer el bien a aquellos que nos hacen mal. Su mandamiento es que nosotros debemos amar y perdonar. Esto no es natural, más bien es sobrenatural. Solo Dios puede darte la habilidad y la fuerza de amar como Él lo hace. Pídele al Señor que te de el amor que necesitas tener para tu cónyuge a través del poder del Espíritu Santo.

No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré”, dice el Señor. Antes bien, “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta”. No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien. Romanos 12:17-21

El Señor me enseñó esta escritura durante los primero meses después de arrepentirme de haberme divorciado de Bob. Cuando leas este pasaje en el libro de Romanos, veras que te está retando a que no sucumbas al mal al escoger no vengarte, y escogiendo buscar vivir en paz y no reaccionando, en palabra o acción, hacia los que te están haciendo daño. Por tus propias fuerzas no puedes llegar a tener amor incondicional. Es solo por el poder del Señor a través de ti.

Yo creo que el regalo más grande que le puedes dar a tu cónyuge es permanecer firme en la lucha, amándolo incondicionalmente para siempre, aun cuando no están actuando amablemente.  Hazte las siguientes preguntas: “¿Qué quiere Jesús que yo haga? ¿Qué me está pidiendo que haga? ¿Obedeceré a mi Señor Jesucristo y hare Su voluntad en mi vida?”

Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. 1 Pedro 4:8

Que Dios le bendiga, 

¿Quieres recibir un Charlyne Le Importa directamente a tu buzón de entrada? ¡Suscríbete abajo!
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Get Charlyne’s Free Teaching:

The Path To Marriage Restoration​

This teaching is Charlyne’s introduction to “How To Stand & Fight For Your Marriage!” Charlyne’s goal is to teach you, a stander, or someone you know with marriage problems, the path to marriage restoration that she has learned over the past twenty-five years.